Reunión Grupo de Trabajo de Aviación General y Deportiva de 20/09/2018

on 21 Septiembre, 2017

El 20 de septiembre se celebró otra reunión del Grupo de Trabajo de Aviación General y Deportiva a la que asistimos por parte de la AAE, Pedro Nogueroles (como representante de la RFAE/ULM) y yo. Estaban previstos 5 puntos en la agenda de los cuales, y a falta de recibir el acta definitiva y las presentaciones exhibidas, se me ocurre comentar lo siguiente:

1- Actividad Sancionadora de AESA en el ámbito Aviación General.

Era un punto promovido una vez más por el representante de la RFAE/Aviación General en relación a alguna sanción desproporcionada padecida por algún aeroclub o miembro. Cuando se trata este tema la representante de servicio jurídico de AESA se escuda en la Ley de Seguridad Aérea, defendiendo que ellos aplican la mínima en cada caso precisamente por no ser lo mismo que una compañía aérea. Nos pidió colaboración para no cometer infracciones y pretendió consolarnos con que promoverían la reducción de la sanción mínima en cuanto se modificase la Ley de Seguridad Aérea.

Me esforcé en apuntar que lo mínimo por una sanción leve son 4500€… lo que te puede caer por no poder presentar los libros del avión a requerimiento de la Guardia Civil (aunque los tengas en casa) o por habérsete despegado un dígito de la matrícula durante el vuelo precedente.

Lo que no quiso reconocer es que AESA tiene potestad para tramitar o no una denuncia, sobre todo cuando el origen de la falta es fortuito y no implica ningún riesgo para nadie… ¡y nos pide colaboración! Siempre cabe el recurso de alzada, decía… y al tribunal supremo! No me parece la actitud correcta, pero bueno.

2- Accidente ocurrido el día 09 de marzo 2015, a la aeronave Socata TB -10 Tobago, matrícula EC-DQB, en vuelo privado las proximidades del aeródromo de La Luliana (Sevilla).

Este incidente atañe a una avioneta con certificado de tipo, Aviación General, que sufrió un accidente sin daños personales. Sin embargo, el caso tiene un notable interés para mí en dos ámbitos:

- Demuestra que a pesar de todos los controles, licencias, papeleo y certificación de todo tipo que aplica a la aviación general, un avión puede salir al aire “hecho un asco”, con remiendos de cinta en el bafle y un nido de ratones dentro del compartimento motor. Este caso demuestra que tanta CAMO, tanta certificación, no garantizan nada y está en manos del piloto ser consciente de lo que tiene entre manos.

- A todas luces el accidente ocurrió por una evaluación incorrecta de la situación por parte del piloto, precipitando el aterrizaje al notar humo en cabina. Hay que estar ahí para reaccionar y doy fe de que oler a quemado en cabina es bastante estresante, pero sentir la máquina, hacer una correcta estimación de lo que puede estar pasando y del nivel de urgencia de una toma de emergencia puede evitar que el remedio sea peor que la enfermedad.

3- Nociones relativas a los requisitos PBN para Aviación General.

Se trata de un modelo de navegación IFR, un tema que ajeno a nuestra actividad.

4- Presentación de nuevos folletos sobre normativa de Aviación General

AESA está publicando unos folletos que resumen las características, normativa aplicable, etc de diversas disciplinas de vuelo. Tienen ya preparada la correspondiente a los ULM y casi la de los Globos. Habrá una dedicada a la Construcción por aficionados, sin fecha prevista.

Me parece un proyecto interesante en la línea de la cada vez mejor presentación de todo en la web de AESA. ¡Felicidades!

5- Directrices para un Proyecto viable de entidades colaboradoras para la certificación de aeronaves de construcción por aficionados.

Se supone que AESA está preparando un Reglamento desarrollando este tema y se me ocurrió aprovechar esta reunión esta para inculcar un par de ideas, de forma que ese borrador fuese lo menos dañino posible para nuestra actividad. Me propusieron dar una presentación y no pude negarme, ¡si es la manera de que cale el mensaje!

La presentación es muy simplona y su objetivo es incidir en que:

- En cualquier caso, el Constructor debe ser el único responsable de su proyecto.

- La administración, y en su caso una entidad colaboradora, deben limitarse a verificar que se cumple el reglamento y que se cumplen las “buenas prácticas” elementales en este ámbito.

Las premisas anteriores pretenden impedir que una hipotética entidad Colaboradora para los trámites de certificación que afectan a los aviones de construcción por aficionados tenga que armarse con importantes recursos humanos y materiales para… hacer lo que debería ser el trabajo del constructor: Calcular, propurar una construcción aseada y mantener su avión.

AESA nos hizo saber que el modelo autodeclarativo para los trámites que nos atañen es incompatible con la normativa actual y que la Directora de AESA tiene un especial interés en este asunto. ¡Continuará!

En unas semanas AESA debería proporcionarnos el acta definitiva y las presentaciones exhibidas que serán añadidas a este artículo.

Enrique Cueto

AAE_1035 y Presidente

 

 

 

Ir al Inicio