Intenciones para los próximos 2 años

Agradezco sinceramente la confianza que me concedió José Montaño por proponerme como presidente, y la de la Junta por aprobar la propuesta, máxime cuando aquellos que aprobaron mi nombramiento son quienes se han prestado a trabajar conmigo por la AAE.

Somos todos compañeros y amigos, pero la responsabilidad que asumo implica trabajar y dirigir las colaboraciones hacia la consecución de algunas actividades y objetivos que considero básicos para la asociación. Dadas las circunstancias, las propuestas que llevaba para debate a la junta se han convertido en mis metas durante el tiempo que asuma la presidencia de la asociación.

Los objetivos que considero más importantes y urgentes, y que deben considerarse directrices, son los siguientes:

  1. Mejorar la comunicación

    Tan sencillo como que la asociación dé el servicio básico que se espera de ella: establecer comunicación entre los socios y otros interesados en la construcción de aviones por aficionados.

    Para ello pretendo aplicar un procedimiento sistemático de comunicación con los socios, tanto los actuales como los que se incorporen en el futuro, e incluso aquellos que lo fueron y por las circunstancias que fueran nos dejaron. Se trata de conocernos, conocer nuestras capacidades, inquietudes, intereses… y establecer un mínimo grado de afección de los socios con la asociación.

    Como complemento a lo anterior, se trata de facilitar la comunicación entre socios para efectivamente, “compartir conocimientos y experiencias en Aviación Experimental”.

    La herramienta fundamental para todo ello es la web, que deberá desarrollarse tanto para exponer información (esas capacidades, inquietudes, intereses,…) como para archivarla y hacerla accesible en adelante.

  2. Establecerse realmente como entidad útil

    Creo firmemente que la asociación puede ser útil a la sociedad en general, facilitando a todos la actividad de la construcción de aviones por aficionados. A todos quiere decir, además de a los socios, a aquellos que no lo son, a los funcionarios de los organismos que intervienen en las construcciones, a quienes no saben todavía que es posible construirse el propio avión… esto debe ganarse por méritos, no por el hecho de existir ni por trayectoria histórica.

    Se trata de una función de comunicación, pero también inspirar “fundamento”, estar organizados, proporcionar contenidos consistentes, y ofrecer capacidad de respuesta. Esto incluye muy particularmente evitar personalismos y localismos.

Estas son las dos directrices en las que pretendo trabajar, mediante acciones que iremos desarrollando en adelante. Asumiendo que hay mucho por hacer y con los recursos limitados que tenemos, lo que no empuje en esas dos directrices será aplazado o descartado.

 

Para terminar la presentación de intenciones, un comentario en cuanto al asunto de la ACAA, que fue tratado durante la junta:

Efectivamente, hay una propuesta de integración de los miembros de la ACAA en la AAE, con la intención, entiendo, de ser “la asociación de España”, como hay una asociación francesa, una británica, una australiana... Personalmente, la situación que se da en España me parece ridícula, digna de “hacérselo mirar”, y no quiero ser cómplice de ella. Quiero pensar que todos queremos una asociación de “aficionados a la construcción de aviones, para compartir conocimientos y experiencias en Aviación Experimental”, sin malos rollos, sin personalismos y en un ámbito nacional.

Para quedar diez amigos no hace falta una asociación.

Seguro que en la ACAA hay gente muy válida, con mucho que aportar a las directrices descritas más arriba, y por ello quiero explorar el proyecto hasta donde dé de si, con la razón por delante, para quienes en la ACAA compartan las ideas descritas anteriormente.

 

Enrique Cueto Aparicio

Presidente de la AAE